lunes, 23 de septiembre de 2013

SILENCIO

No hay cosa más breve que el silencio, pero a la vez más importante.

El silencio es muy valioso. Sobre todo si hablamos con un músico :)

Como "seño" (maestra de infantil) valoro mucho el silencio porque respeto el bullicio, las discusiones, los gritos y las risas descontroladas del aula. Están practicando con su lenguaje y tenemos que saber apreciar que están aprendiendo a usar su tono, sus turnos... Por eso, cuando sales de allí necesitas un poco de silencio y de calma.

Pero no quiero transformar esta entrada en una oda al silencio, sino todo lo contrario. El silencio es muy importante y necesario para valorar la palabra. Nuestro lenguaje nace en el silencio, en la recepción y en la imitación, sólo cuando llenamos de significado nuestras vivencias podemos comenzar a hablar.

Observamos, imitamos y de pronto un día decimos nuestras primeras palabras. El lenguaje va evolucionando y aprendemos a usarlo para expresar no sólo palabras aisladas, sino intención, emoción, desacuerdos, intereses... 

Cómo aprendemos todo esto, cómo somos capaces de decir tantas cosas en tan poco tiempo...

Imitamos, practicamos y casi sin querer hablamos (perdónenme los compañeros especialistas, estamos simplificando ;)

Cómo queremos entonces que nuestros niños y niñas aprendan a utilizar su voz, sus palabras, sus emociones... si a veces sólo reciben silencio. Y cómo podemos juzgar a un adulto que se mantiene en silencio si quizás no tuvo la oportunidad de practicar cuando era niño, de superar miedos, de que alguien le preguntase, le diera la oportunidad de hablar o simplemente se cansó de hacerlo...

No es fácil expresar, ni siquiera saber qué  o cuándo decir. Esto ya lo veíamos en la entrada JUGAMOS A COMENTAR. Pero si lo intentamos siempre vamos a mejorar. Aprendemos a hablar, hablando :)

Estar en silencio es bueno, para observar, reflexionar, descansar... Pero no olvidemos mezclarlo con nuestras palabras para poder crear entre todos bonitas melodías. 

Aprovecho esta entrada para agradeceros a cada uno de los que estáis ahí, con vuestros silencios o con vuestras palabras, que gracias a vosotros he construido un pequeño refugio para mi alma,
donde aprendo, comparto y me siento muy rica. 

Gracias

6 comentarios:

  1. Gracias a tí, porque con espacios como este, no solo aprendes tú, aprendemos tod@s.

    ResponderEliminar
  2. Es una pasada verles como empiezan a hablar, a unir palabras....verdad??
    Guisante ahora empieza a "ubicar" el "tu" y el "yo". Y de repente hace tiempos verbales que dices, y cómo sabe eso!!!!??
    Es increible, aprender de esa manera y de la nada un idioma......
    Ya quisieramos nosotros

    ResponderEliminar
  3. pues yo aprendo a agradecer agradeciendo. Agradeciendo entradas como ésta. Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Qué entrada más bonita! Es verdad que el silencio es bueno pero las palabras aún más. Ellos aprenden de nosotros. Mi peque ahora también que se está soltando, me deja alucinada tan pequeñita cómo se expresa y sabe quién es el yo, el tú,jejej.

    ResponderEliminar
  5. Me he emocionado mucho esta entrada!Preciosas!!Trastornos en el lenguaje por inmadurez nos a llevado a nosotros a iniciar una cruzada que hoy dos años despues esta superada pero que ha hecho que hayamos crecido como personas y nos ha hecho tb ver lo injusto que este sistema!

    ResponderEliminar
  6. Gracias por vuestros comentarios, hacen que las entradas se llenen de vivencias :)

    ResponderEliminar

COMPARTE CON NOSOTROS :)