jueves, 24 de septiembre de 2015

APILANDO

Si os fijáis en los más pequeños y sus juegos. Descubriréis el placer de ordenar, apilar, encajar... Pero sobre todo de derrumbarlo todo.
Después, vamos creciendo y haciéndonos más complejos, pero el placer de intentar ordenar y tirar es el mismo, porque mientras nos divertimos o nos frustramos intentando encajar piezas, estamos #aprendiendo. 
No te preocupes si te pones a ordenar y apilar tus pensamientos y por placer o sin querer se caen todos al suelo. Nuestros niños son grandes sabios y me enseñaron que siempre se puede empezar de nuevo. :)

4 comentarios:

COMPARTE CON NOSOTROS :)