jueves, 21 de julio de 2016

FAMA

Hace tiempo que quería escribir algo sobre "la aparente fama". Esa fama tan anhelada por muchos y que en esta nueva era de las redes sociales y la rápida divulgación de cualquier publicación, puede dar una fama más que fugaz (viral).

Este como todos los temas que tocamos podría darnos para mucho, pero como siempre vamos a resumir un poco, para ver distintas visiones y reflexionar sobre ello.

Todo en exceso, se nos va de las manos. Este tema no es menos.

La fama real, de los personajes célebres que nos presentan la televisión, el cine y ahora estos nuevos medios online, pueden acarrear serios problemas.

¿Por qué? 

Porque llegan a un abanico demasiado amplio de edades y de contextos, y no siempre calan de igual manera.

Toda la repercusión mediática que tienen estos "celebrities" no ensalzan valores muy positivos. Arrastrando a muchos, en modas o modelos que no son los más adecuados. Sobre todo si nos fijamos en algunas de las etapas más vulnerables como son la infancia y adolescencia.

No sólo anhelan ser tan adorados como sus cantantes o actores favoritos, sino que los imitan y los idolatran. Pero, en estos tiempos, hay algo más peligroso aún, ser "aparentemente famoso" está en su mano y a un coste que irónicamente, parece muy bajo. Intentan tener la fama, a toda costa, por todos los medios. Y pueden acceder a la masa desde su propia casa.

Son muchos los ejemplos de famosos a través de las redes, personas que gustan y que hacen cosas que realmente atraen a muchos (los conocidos como seguidores o followers)

Esta fama fugaz, en la que hoy gusta y mañana aburre, en esta sociedad del cambio constante, trae consecuencias nefastas. Muchos famosos fugaces relatan los daños de estas luchas por ser los mejores, de esta competitividad y obsesión por ser más que otros, por el elogio constante.

No sólo llega a etapas tan frágiles como las comentadas, sino que vemos a adultos haciendo de todo con tal de conseguir más seguidores o más me gusta en sus páginas.

Es cierto, que también conlleva un enlace a lo económico, a rentabilizar algo que sabemos hacer, a ganar incluso dinero con ello. Algo que si lo sumamos se convierte en doblemente peligroso, llenando el ego y el bolsillo, podemos perdernos en el camino.

A nivel usuario, alguien que aparentemente no quiera fama ni dinero, es curioso que también se pueda ver envuelto en esta moda y que se deje llevar por completo, compartiendo su vida, obra y milagros, y llegando a crear un mundo paralelo en las redes.

¿Qué podemos hacer con todo esto?

Como familiares y docentes, educar en la realidad y en todas las consecuencias de la fama, valorar y premiar a los que realmente realizan un trabajo digno de admirar y que con esfuerzo y sacrificio consiguen sus metas.

Como usuarios, utilizar estos medios de forma sensata. Esto no quiere decir que no pongamos "morritos", nos hagamos todas las "selfies" o fotos que queramos, ni compartamos con los demás nuestro lado personal, pero sí que mantengamos la cordura, y utilicemos estos medios como herramientas útiles y con fines de aprendizaje, diversión y lugares de intercambio y crecimiento profesional y personal, alejados de adicciones que pueden llevar a serios trastornos.

La autoestima y el ego tienen que alimentarse con nuestro amor propio, sin necesidad de lo que nos digan los otros.

Personalmente, me gusta mucho utilizar la red para aprender de vosotros sin juzgar ninguna de vuestras vidas, porque sé que hay que saber mucho de alguien para entender todo lo que hace en cada momento. He visto personas que cambian radicalmente de un día a otro, múltiples usos de las redes, desde los ausentes a los demasiado presentes. Etapas, momentos... Incluso me ha gustado experimentar con los distintos roles. Ahora mismo, la utilizo siempre que puedo para exponer temas que considero pedagógicos por algún motivo, que puedan servirme a mi, a alguien o a nadie. Independientemente de los comentarios, visitas y me gusta.

También suelo compartir recursos con familias y docentes. Y por supuesto comparto parte de mi, y lo entiendo como medio de entretenimiento y diversión. Siempre intentando tener un equilibrio, que no es tarea fácil.

No me obsesiona, creo que me ha traído cosas positivas, mucho aprendizaje y reconocimiento profesional.

Y eso es lo que creo que debemos inculcar a nuestros pequeños y mayores, que el trabajo supone esfuerzo, y que uno debe valorarse mucho y trabajar duro, independientemente de la valoración de los demás. Que también deberemos escuchar a los otros, como críticas constructivas y no como píldoras para creernos más ni menos que los otros.

Todos somos muy válidos, que los medios no te hagan perder la cabeza, como decíamos, ni eres menos ni eres más. Sólo tenemos que comprender que esta vida es así, y no siempre es muy equitativa. Esperemos que con esfuerzo consigamos que un trabajador sea más admirado que un personaje de televisión.

Buenas vacaciones amigos.

2 comentarios:

  1. Has tocado muy al dente hoy en día, donde como bien dices, ser famoso se encuentra muchas veces en un clic y un poco de suerte. Siempre he creído en la necesidad de educar a nuestos pequeños ante las nuevas tecnologías y por supuesto entraría también este aspecte, el no exhibirse a toda costa por conseguir una fama rápida pero fugaz. Es cuestión de inculcar valores como los que nos cuentas y que nuestros hijos no valoren el éxito sólo con la fama, sinó con otros aspectos.
    Muy buen post :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que muchas más personas, opinen lo mismo en lo que se refiere a los valores. Un saludo amiga :)

      Eliminar

COMPARTE CON NOSOTROS :)